A los Comités del Ejército y a los Soviets de Soldados

 

 

León Trotsky

 

Tomado de la versión en inglés publicada en Leon Trotsky Speaks, Pathfinder Press, New York, 1972. La versión en inglés es una traducción de John Fairlie y A.L. Preston especial para el libro mencionado, tomada del Volumen II de una recopilación de los trabajos de Trotsky de 1917. La versión en español fue realizada por Barbara Funes para este boletín.

 

La guarnición de Petrogrado y el proletariado han derrocado al gobierno de Kerensky, que se elevó en contra de la revolución y el pueblo. La revolución que derrocó al Gobierno Provisional se desarrolló en forma incruenta.

 

El Soviet de diputados obreros y soldados de Petrogrado celebra triunfalmente la revolución que ha tenido lugar y ha reconocido el poder de la Comisión Militar Revolucionaria hasta el establecimiento del gobierno de los soviets. Al informar al ejército en el frente y en la retaguardia el Comité Militar Revolucionario pide a los soldados revolucionarios que vigilen atentamente la conducta de sus oficiales. Los oficiales que no se sumen directa y abiertamente sumarse a la revolución que ha tenido lugar serán detenidos inmediatamente como enemigos.

 

El Soviet de Petrogrado considera como programa del nuevo poder el inmediato ofrecimiento de una paz democrática, la inmediata entrega de las tierras de los terratenientes a los campesinos, la transferencia de todo el poder a los soviets, la honorable convocatoria de una Asamblea Constituyente. El ejército revolucionario del pueblo no debe permitir que las unidades militares poco confiables sean enviadas desde el frente a Petrogrado; deben hacerlo por medio de la palabra y la persuasión y, si esto no resuelve el problema, deben impedirlo mediante el uso de la fuerza.

 

Esta orden debe ser proclamada inmediatamente ante las unidades militares de todo tipo de armas. El ocultamiento de esta orden por parte de las organizaciones armadas hacia las masas de los soldados será tratado como un grave crimen contra la revolución y serán castigados con todo el rigor de la ley revolucionaria.
 
¡Soldados! Por la paz, por el pan, por la tierra, por el poder del pueblo.

 

El Comité Militar Revolucionario.