Partido Obrero Revolucionario

Balance del conflicto en torno a Incahuasi

 

 

 El conflicto de Incahuasi ha sido ocasionado por la prepotencia e irresponsabilidad del Gobierno del MAS que siempre manejo el tema en base a sus cálculos electorales, buscando contentar a sus socias las empresas transnacionales y a sus aliados los grandes empresarios del oriente, lo cual explica su parcialización con Santa Cruz en contra de Chuquisaca.


Sin embargo; el conflicto de Incahuasi reveló además la bancarrota del oficialismo en el departamento, ya que las autoridades masistas como el gobernador, el alcalde, el rector y toda la tropa de lacayos que están incrustados en las instituciones estatales así como los dirigentes vendidos que controlan quedaron totalmente desacreditados y repudiados por la población, puesto que durante todo el conflicto intentaron por todos los medios desmovilizar, romper la unidad del pueblo chuquisaqueño y desprestigiar a la movilización sin éxito alguno, en cambio lo que se reprodujo fue la constatación de que el MAS ha perdido el control de las bases no solo en la ciudad sino también en el campo.

 
La movilización permitió además desenmascarar la falsa nacionalización del MAS porque el tema Incahuasi mostró con claridad que las empresas transnacionales (imperialismo) son en realidad las dueñas de los hidrocarburos en nuestro país y que estas continúan saqueando nuestras riquezas mientras pretenden que los bolivianos nos peleemos por las migajas que dejan.


El conflicto permitió además mostrar con claridad que las masas repudian a la vieja derecha oportunista y a la nueva derecha del MAS, de esta manera las masas han vuelto a enarbolar la independencia de sus organizaciones frente al gobierno, lo que no significa que sean apolíticas sino que retornan a la política revolucionaria aplicando la acción directa para resolver sus problemas. esto se evidencia en la confianza depositada en la dirección troskysta, la cual plantea la acción directa a través de la movilización del pueblo en las calles exigiendo la resolución de sus problemas sin tener que esperar la voluntad del gobierno.


Todas las tendencias anteriormente mencionadas se manifiestan en la resoluciones del Cabildo del pueblo chuquisaqueño donde se define continuar con la lucha por la defensa de nuestro territorio y nuestros recursos naturales, exigir la renuncia de las autoridades oficialistas, que ningún político oportunista se aproveche de las movilizaciones para escalar políticamente y el planteamiento más importante es el de exigir la verdadera nacionalización de los hidrocarburos para que estos recursos sean invertidos en el desarrollo económico de toda Bolivia.


El pueblo sale envalentonado de este conflicto consciente de su fuerza y listo para la siguiente batalla donde cuenta con una herramienta valiosa que son las resoluciones del Cabildo que pueden permitir que la lucha supere el marco regional y tenga perspectivas nacionales.


_Sucre mayo 2018_