Federación De Trabajadores De Educación Urbana De Chuquisaca

PRONUNCIAMIENTO


Las federaciones departamentales de trabajadores de educación urbana de La Paz, Cochabamba, Chuquisaca y Oruro emiten el siguiente pronunciamiento al Magisterio Nacional y al pueblo boliviano.

La humanidad se encuentra indefensa frente a la pandemia del COVID -19. El capitalismo y los gobiernos burgueses se han mostrado impotentes para enfrentar esta crisis y son incapaces de dar salud y pan a las grandes mayorías. Partimos de la convicción de que el 3 de mayo no será el fin de la pandemia. El virus, totalmente incontrolado, seguirá propagándose. También estamos convencidos que, por el momento, no hay otro camino que el aislamiento social para evitar mayores contagios; pero la cuarentena tiene un costo social muy alto especialmente en aquellas grandes mayorías cuentapropistas que viven de su trabajo diario y que se encuentran en el dilema de: morir de hambre o morir por el corona virus.

El gobierno de Añez, tan incapaz como el gobierno del MAS, no atina a dar solución a los problemas del hambre de las familias y responde estúpidamente con la represión, por lo que decimos claramente que será el único responsable de que se rompa la cuarentena y se dé un estallido social provocado por el hambre.

En el horizonte se vislumbra una terrible crisis económica que es producto de las contradicciones inherentes al capitalismo, lo único que hizo la pandemia fue intensificarlas y acelerar su desarrollo. La humanidad se encuentra ante la disyuntiva de ¿quién pagará la crisis? Si los grandes empresarios y banqueros que la ocasionaron o las masas de trabajadores y el pueblo. Las federaciones abajo firmantes nos ponemos del lado de los oprimidos y explotados y proponemos:

1. Que el gobierno y los empresarios que exprimen plusvalía al trabajador durante toda su vida activa cubran todo el costo social de la cuarentena, garantizando alimentos a todos los que no cuentan con sueldos y salarios y otros beneficios económicos.

2. Garantizar la estabilidad laboral, los sueldos y salarios de los trabajadores, evitando cualquier tipo de descuentos de los mismos y cualquier postergación en su pago.

3. Rechazar la trampa de la devolución de los aportes de la jubilación a los trabajadores con la finalidad de subvencionar su existencia durante la cuarentena, ya que esto significaría hacer más miserables nuestras rentas en el futuro.

4. Que el gobierno garantice todos los medios necesarios (hospitales, equipamiento sanitario, ítems para el personal de salud, etc.), para combatir la pandemia.

5. Nacionalizar la medicina privada. Los hospitales y las clínicas privadas deben pasar a manos del Estado para atender a toda la población.

6. Estatización de toda la economía, empresas, industria, banca privada y el comercio exterior para garantizar la vida y la salud de todos los bolivianos.

7. Expulsar a la burocracia vendida de la COB y recuperar la democracia obrera para ponerla al servicio de los trabajadores bajo la independencia política y sindical.

8. El Magisterio sólo retornará a clases si el gobierno garantiza todas las condiciones necesarias en los centros educativos como implementos de bioseguridad, no más de 10 estudiantes por aula, internet gratuito para todos los bolivianos, etc.

Los trabajadores de todos los sectores debemos cerrar filas para defender nuestras conquistas sociales y económicas que se encuentran en grave peligro, debido a la agudización de la crisis estructural del capitalismo.

¡Que la crisis la paguen los ricos!


18 de abril de 2020.


Firman:
Leandro Mamani – Federación de La Paz. Norma Barrón – Federación de Cochabamba.
Gardenia Cortez – Federación de Oruro. Rodrigo Echalar – Federación de Chuquisaca.