Magisterio Urma Potosi

 

 

burocracia y gobierno alarmados salen al paso de la marcha del magisterio

 

 

El inicio de la marcha del magisterio ha puesto en alerta al gobierno que se apresuró en calificarla de marcha troska y anunciar el inicio del dialogo con la COB a partir del miércoles 15 para discutir el pliego que incluye el problema salarial, el problema de la Caja Nacional de Salud, el de los Fondos de Pensiones, los preavisos y otras demandas más.


Por su parte el apoltronado ejecutivo de la COB, Guido Mitma, cuyo servilismo al gobierno y a través de él, a la clase dominante, salió al frente para señalar que la protesta de los maestros es precipitada, que recapaciten en su medida, que acepten englobar sus demandas con las que tienen los demás sectores y se unan a la lucha de la COB, que es una obligación de la COB asistir al diálogo convocado por el presidente Evo Morales.


¿Es que se puede esperar algo del diálogo entre la COB y el gobierno? ¿Acaso no conocemos hasta el cansancio los resultados de esos famosos diálogos entre una dirección obrera subordinan políticamente al gobierno y a los intereses generales de la burguesía nativa incapaz de atender las demandas de los trabajadores y un gobierno anti-obrero y pro-patronal?


La marcha del magisterio nacional levanta precisamente las demandas fundamentales de los trabajadores: un salario de acuerdo a la canasta familiar que permita al trabajador y su familia vivir en condiciones humanas cubriendo sus necesidades vitales: alimentación, vivienda, salud y educación, una jubilación con el 100% del salario, defensa de la CNS, de los Fondos de Pensiones, además de las reivindicaciones propias del sector.


Para la burocracia la demanda de un salario acorde al costo de la canasta familiar es apenas un saludo a la bandera, no tiene la menor convicción en que sea posible y se coloca en el campo de los intereses patronales. Para la burocracia la demanda salarial se limita a lograr alguna migaja de incremento por encima de lo planteado por el gobierno y nada más. Esa es la historia de todos los años y por ese camino la situación de los trabajadores se agrava cada vez más. La jubilación con el 100% del salario del trabajador es otra demanda elemental de la que la burocracia COBista del mismo modo que los patrones y su gobierno se desentienden, hacen oídos sordos, condenado a los jubilados a rentas miserables con las que tienen que sufrir sus últimos días de vida después de que les exprimieron su fuerza de trabajo por 35 años o más para recibir en el mejor de los casos una renta de sólo el 75% de su ya miserable salario.


Es obligación de la COB colocarse al frente de la movilización de los trabajadores para poder imponer al gobierno sus demandas, en la medida en que no lo hace, las bases tienen que recurrir a la acción directa por su cuenta, lograr pactos intersindicales para la lucha, recuperar la COB de las manos de los burócratas serviles y recuperar la independencia sindical y política del máximo organismo sindical del país.


La marcha iniciada por el magisterio puede convertirse en el eje de la movilización de los demás sectores de los explotados en las actuales condiciones de creciente malestar social y descrédito del gobierno impostor y por ello es que gobierno y su servil burocracia sindical, alarmados buscan la forma de frenar la protesta de los maestros.


Ojo con los traidores al magisterio:


El masista Pinaya, de la CTEUB y Ascarraga de Santa Cruz militantes del Partido Comunista de Bolivia (PCB).


En la marcha nacional, Pinaya y Ascárraga son los canales por los que se hará escuchar la voz del gobierno para boicotear y traicionar la movilización. Los maestros movilizados deben ser vigilantes celosos de los actos de estos traidores oficialistas