Partido Obrero Revolucionario

 

 

Crisis en el gobierno de transición

 

 

Añez se retiró de la campaña electoral y ahora el gobierno de transición está corriendo contra el tiempo a fin de consolidar en favor de los agroindustriales del oriente todo lo que con Evo Morales ya habían conseguido y más:

El supernegocio de los agrocombustibles con la subvención estatal, la ampliación de la frontera agrícola en 4 millones más de Has., para lo que el año pasado se quemaron ya 5,3 millones de Has. y ahora se repite el problema de los incendios en la Chiquitanía, la autorización del cultivo con semillas genéticamente modificadas monopolio de poderosas transnacionales, libertad para la exportación sin ningún tipo de regulaciones, mil millones de dólares a fondo perdido en favor de la “reactivación” del sector -que nunca dejó de estar activo-, diferimiento de obligaciones financieras, rebaja de tarifas eléctricas para el sector, dar por cerrado el juicio contra los oligarcas financiadores de las correrías separatistas del mercenario Rozsa, la privatización del aeropuerto de Viru Viru, etc.

 

En medio de esta orgía de los terratenientes agroindustriales del Oriente, se producen pugnas al interior del gobierno. El Ministro de hacienda, Oscar Ortiz, es reemplazado por Branko Marinkovic, otro pez gordo de la oligarquía cruceña, en medio de acusaciones entre Ortiz y el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, que furioso señala que Ortiz obedece a las logias cruceñas y que por eso se opuso a firmar el decreto de desnacionalización de Elfec que prometió el gobierno a Cochabamba en perjuicio del Estado. Por esta misma razón renunció antes el Procurador General de la Nación denunciando esta medida como un atentado a los intereses del Estado.

 

Finalmente, el Ministro de Trabajo, Oscar Mercado, también renuncia sin explicación alguna pero es obvio que está escapando de las presiones por un lado de los empresarios y por otro del creciente malestar de los trabajadores que comienzan a superar los escollos del temor a la pandemia y del muro proempresarial de la burocracia sindical. Ya comienzan a perfilarse grandes movilizaciones obreras contra el gobierno.

 

A estas renuncias se añade la del Ministro de Desarrollo Productivo, José Martinez, y, según nota de prensa de El Deber, se anticipa que la ola de renuncias ministeriales continuará, “además de mandos medios (viceministros) y directores de algunas otras instancias”.

 

Añade la nota de prensa de El Deber -que tiene mucha vinculación con las logias cruceñas-, que estos alejamientos se deben a “problemas duros entre parte del gabinete con el entorno duro de la mandataria, compuesto por algunos ministros”.

 

De todo esto es evidente que la crisis tiene su base en la lucha desesperada por aprovechar el poco tiempo que les queda para saquear los recursos del Estado en favor de los empresarios privados y particularmente de los terratenientes del Oriente.

 

Los explotados y oprimidos del país estamos ante la arremetida reaccionaria de la burguesía nativa en todas sus variantes políticas, las de la vieja derecha y las de la nueva derecha masista, por sacarle toda la ventaja posible al Estado a título de reactivación económica a costa de los trabajadores y de todos los oprimidos.

 

LUCHA INDEPENDIENTE POLÍTICA Y SINDICAL CONTRA LA ORGÍA BURGUESA, POR EL GOBIERNO OBRERO-CAMPESINO Y DE TODOS LOS OPRIMIDOS.