artido Obrero Revolucionario - Santa Cruz

 

Fefensa de los principios sindicales ante el ataque de Evo Morales guiado por la ideologia estalinista y proburguesa

 

 

Evo Morales de nuevo se expresa y acciona contra los principios sindicales forjados en estatutos, historia y lucha de los trabajadores bolivianos y de la gloriosa COB que se sintetizan en UNIDAD, INDEPENDENCIA, DEMOCRACIA y PLURALISMO de las organizaciones sindicales.

El ataque es a fondo. Apoyándose en los dirigentes corrompidos, sistemáticamente el gobierno masista impulsa el PARALELISMO y allí donde no puede apoderarse de los sindicatos socava la unidad de las organizaciones y además sus aparatos desconocen la voluntad democrática de las bases.

Principalmente Evo se ha estrellado contra la INDEPENDENCIA SINDICAL Y PLURALISMO IDEOLÓGICO, señalando tontamente que son políticas norteamericanas que buscan adormecer al pueblo boliviano y que además impediría hacer política a los sindicatos. Nada más ajeno a la verdad.

Evo está reproduciendo la degenerada ideología estalinista. Ya desde la época en que Stalin tomó el control de la exURSS y ahora en Cuba con el castrismo o en China, los estalinistas preconizan que los sindicatos, en el nuevo estado obrero, no pueden ser independientes de su gobierno ni protestar contra él sino sumarse y reproducir su política. Así han desnaturalizado los sindicatos. Eso es virtualmente su estatización, política que igual reproducen los regímenes fascistas y nacionalistas.

En un primer momento Trotsky fue proclive a esta idea pero en debate con Lenin la abandonó, entendiendo que los sindicatos son principalmente instrumentos de defensa de los trabajadores, con el derecho a reclamar incluso contra el estado y gobierno obreros, no ajenos al abuso que ejerce el poder sobre algún sector, principalmente cuando aparece el fenómeno de la burocracia política.

Los sindicatos en Bolivia han forjado avanzados documentos que han sido aprobados en sus congresos en dura lucha entre diferentes corrientes ideológicas. La COB aprobó la Tesis de Pulacayo contra el MNR oficialista, o la Tesis Socialista justo al salir de la dictadura militar. El criterio antidemocrático de Evo no entiende que el sindicato es el frente único de la clase, donde se mueven diferentes tendencias a las cuales responden los trabajadores, porque no se les puede prohibir que tengan sus preferencias correctas o no, de derecha o de izquierda, nacionalistas, localistas, internacionalistas, etc. A nombre de combatir a la "derecha", de la cual él es su mejor y novedosa expresión, pretende encorsetar a los trabajadores en su rígido y estúpido molde.

El masismo quiere obligar desde el Estado, además con mucha plata y malas artes politiqueras, que los sindicatos adopten una dirección y línea ideológica definitiva y para siempre, la que Evo dicta. Quiere erradicar el pluralismo ideológico y con él la democracia, el derecho de los trabajadores de adoptar otro pensamiento de acuerdo a las vicisitudes y cambios inevitables en la realidad política. Quiere amordazarlos y condenarlos a la inanición y consecuente debilitamiento y abandono de las bases , eso para que nadie le cuestione. Quiere que no hagan política sino que reproduzcan la polítiquería estéril y proburguesa del masismo.