Partido Obrero Revolucionario

 

 

 

Devolver al sindicalismo el verdadero rol para el que fue creado

 

 

En el capitalismo (sociedad actual), la burguesía (empresarios, banqueros, grandes terratenientes, grandes comerciantes, etc.) y las transnacionales (empresas del imperialismo) son los dueños de los grandes medios de producción (minas, pozos de hidrocarburos, la tierra agrícola, los bosques, las fábricas, etc.)

 

Los proletarios son los que ponen la fuerza de trabajo para hacer posible la producción de los bienes que se colocan en el mercado para su intercambio a través de la compra y venta de los mismos. Los proletarios no son dueños de los medios de producción con los que trabajan. El burgués (propietario de los grandes medios de producción) compra al obrero su fuerza de trabajo por un salario. Por su salario, el obrero debe trabajar para el burgués (patrón) un cierto número de horas al día o, en algunos casos, a destajo, es decir, entregando una determinada cantidad de producto al patrón.

 

Los propietarios de los medios de producción explotan a los obreros porque éstos, al trabajar para el patrón, producen más riqueza (valor) que la que reciben bajo la forma de salario. Ese valor adicional que produce el trabajo de los obreros se llama plusvalía y es la que se apropia el burgués. Este es el mecanismo de concentración de la riqueza socialmente producida por los obreros en manos de la minoría burguesa.

 

Explotados y explotadores tienen intereses contrapuestos, están en conflicto. Son intereses irreconciliables, tan irreconciliables como los que existen entre depredadores y presas, el lobo y el cordero, por ejemplo.

 

El interés del burgués es sacar la mayor plusvalía al trabajo del obrero, hacerlo trabajar lo más posible, pagarle lo menos posible y emplear la menor cantidad de obreros que sea posible. El obrero por su parte, busca un mayor salario y mejores condiciones de trabajo, es decir, reducir la plusvalía que se apropia el burgués. Trabajar menos y ganar más. Consciente o inconscientemente burgueses y proletarios están en lucha permanente por la distribución de la plusvalía.

 

En esta lucha, la clase obrera a lo largo de la historia, ha desarrollado dos formas principales de organización:

 

a) Los Sindicatos que agrupan a los obreros de una fábrica, las Federaciones y Confederaciones de toda una rama de producción, y las Centrales obreras, la COB, por ejemplo que agrupan a todos lños trabajadores.

 

El sindicato agrupa a todos sus trabajadores sin distinción, independientemente de sus creencias políticas, religiosas, etc. y SU FUNCIÓN ES LA DE DEFENDER A LOS TRABAJADORES DE LOS ABUSOS DE LOS PATRONES Y SUS GOBIERNOS, LUCHAR POR CONQUISTAR DETERMINADOS DERECHOS DEMOCRÁTICOS, SOCIALES Y LABORALES Y HACERLOS RESPETAR: El derecho a la huelga, a la libre organización sindical, al fuero sindical para los dirigentes, a las 8 horas de trabajo, a la estabilidad laboral, a la seguridad social, etc. que el patrón, protegido por los gobiernos burgueses de turno, permanentemente burla y pisotea.

 

LA LABOR SINDICAL CARECE DE SENTIDO SI NO MANTIENE SU INDEPENDENCIA FRENTE A LOS PATRONES Y LOS GOBIERNOS DE LOS PATRONES Y TAMPOCO SI EN SU SENO NO SE RESPETA LA MÁS AMPLIA DEMOCRACIA INTERNA Y EL CONTROL DE LAS BASES SOBRE LOS DIRIGENTES.

 

Nada de esto ocurre ahora. El M.A.S. que es un partido de impostores, pretende convencer a los oprimidos que son defensores de los intereses del pueblo trabajador en general y, a título de ello, a cooptado las direcciones sindicales cebando a toda una capa de burócratas corruptos y ambiciosos, serviles al gobierno, a los que poco o nada les importan las necesidades y la lucha de los trabajadores frente a la brutal arremetida patronal contra ellos. Son perros guardianes de los intereses de los patrones y vasallos incondicionales del gobierno del MAS cuya política es burguesa, antiobrera y antinacional. Se declaran “respetuosos de todas las formas de propiedad”: la gran propiedad burguesa, la mediana, la pequeña, la comunitaria, la estatal, que, según ellos, pueden coexistir complementándose. La realidad demuestra que la gran propiedad se impone sobre las demás y las subordina condenándolas al atraso y la miseria. Y en nuestra realidad, como país atrasado inmerso en el capitalismo mundial, son las transnacionales las que someten y oprimen al país mismo, condenándolo a su condición de semicolonia atrasada, sumida en la miseria.

 

b) El partido político de la clase obrera que inscribe en su bandera de lucha, la lucha por la destrucción de la explotación capitalista que sólo es posible acabando con la gran propiedad privada de los medios de producción, estableciendo la propiedad social de los mismos; esto implica la toma del poder por la clase obrera a la cabeza del conjunto de los explotados y oprimidos para acabar con toda forma de opresión.

 

                                                             En Bolivia ese partido es al P.O.R.