Contra viento y marea

 

El oficialismo aprueba la ley que pone en vigencia el Sistema Único de Salud (SUS)

 

 

BOLIVIANOS, ¡¡¡A LAS CALLES PARA EXIGIR QUE EL ESTADO FINANCIE Y GARANTICE UN SERVICIO DE SALUD GRATUITA Y DE CALIDAD.  BASTA DE MEDIDAS DEMAGÓGICAMENTE ELECTORALES!!!

¡¡¡A LAS CALLES POR LA DEFENSA DEL SISTEMA DE SEGURIDAD SOCIAL A CORTO PLAZO!!!

 

El texto completo de la Ley del SUS ha sido aprobado en ambas cámaras, tanto en grande como en detalle. Hasta el momento de su promulgación, que fue el miércoles 20 de febrero, se guardó su contenido celosamente.

Para determinar el marco general de la Ley el gobierno realizó las llamadas cumbres de la salud y la vida tanto a nivel departamental como nacional. En esos eventos se tomó como determinación principal que todos los centros de salud del país, los públicos, los dependientes del sistema de seguridad social pasan a depender del Ministerio de Salud. También incorporan a los centros de salud privados, por disimular, porque materializar efectivamente la medida significaría nacionalizarlos, extremo que no haría el gobierno por la naturaleza burguesa de su política.

Ahora, la Ley ya promulgada, le permite tener las manos libres para disponer como se le antoje no sólo la infraestructura, el equipamiento, los ítems de profesionales y administrativos, etc., de las cajas de salud, sino también de sus cuantiosos recursos financieros provenientes del 10 % del total ganado de los trabajadores asegurados. El objetivo era abrir el camino expedito para invadir al sistema de seguridad social a corto plazo y ha logrado su objetivo. Por ejemplo, en el Trópico cochabambino, antes de que se promulgue la Ley, ya han construido un hospital de tercer nivel con plata de la Caja Nacional de Salud, so pretexto de prestar servicios a los maestros urbanos y rurales que trabajan en la región y que no pasar de los dos mil; pero de lejos se percibe que el verdadero objetivo es garantizar el seguro gratuito para la población de cocaleros que constituyen una gran mayoría de la población.

Eso de que el SUS “comprará servicios” a las cajas de salud para atender cirugías complicadas es puro cuento. El gobierno va a obligar que se hagan las operaciones con medidas punitivas contra los centros de salud y los médicos.    Como ya se tiene larga experiencia en el país, el gobierno, las gobernaciones y los municipios burlarán su obligación de pagar por los servicios comprados y las cajas de salud terminarán financiando al SUS. Así se pagará caro el costo de la política demagógica gubernamental, éste será el camino que recorrerá la destrucción de la seguridad social a corto plazo.

Los médicos tienen mucha razón cuando sostienen que el SUS no tiene financiamiento; que será un fracaso y que los iniciales 200.000 $us. y, posteriormente, los dos millones que anuncian no son suficientes para construir los hospitales de primer, segundo, tercer y cuarto nivel que demagógicamente anuncian. ¿Y el equipamiento de esos hospitales? ¿Y los miles de ítems para los profesionales en salud y el personal administrativo? ¿Y los medicamentos gratuitos para más de 7 millones de habitantes que ahora no tienen seguridad social?

Actualmente, la seguridad social a corto plazo se financia con el 10 % del total ganado de los trabajadores asegurados a las cajas de salud y los recursos que se generan no son suficientes, por esta razón los hospitales están colapsados por la gran cantidad de beneficiarios que tienen que atender. Tomando como parámetro este dato, acertadamente, la Coordinadora Interinstitucional de La Paz ha planteado que una manera operativa de financiar realmente el SUS es exigiendo que el gobierno financie el 10 % del sueldo mínimo nacional vigente por los más de 7 millones de beneficiarios que se incorporarán al seguro universal desde el mes de marzo.

Haciendo números, cada mes se tendría alrededor de 1.680.000.000 Bs., tomando en cuenta que el mínimo nacional está en 2.400 Bs., el 10 % es 240 por habitante y multiplicado por 7.000.000 de usuarios. Así se hablaría de un seguro universal real y efectivamente gratuito, incluido los medicamentos. Al año, el Estado, tendría que desembolsar 20.160 millones de Bs. ¿El Estado está en condiciones de solventar esa cantidad de plata?