Partido Obrero Revolucionario

 

A LOS TRABAJADORES, CAMPESINOS Y TODOS LOS OPRIMIDOS DEL PAÍS.


El Partido Obrero Revolucionarios frente al nuevo “gobierno de transición” de Jeanine Áñez

 


1. Este nuevo gobierno no representa a los obreros, los trabajadores y los campesinos del país. Representa los intereses de la clase dominante terrateniente gamonal, patronal y protransnacional de Bolivia, junto a todos los partidos de la vieja derecha tradicional, vendepatria, corrupta y antiobrera. Gobierno provisional que convocará a unas nuevas elecciones generales para encumbrar al nuevo verdugo de los trabajadores y todos los oprimidos.


2. Nos ponemos al frente de este gobierno y el que pueda surgir del proceso electoral para combatirlo y organizar la resistencia y la lucha en las filas de los trabajadores bolivianos. La lucha por las reivindicaciones de los diferentes sectores laborales y populares enfrentará la política antiobrera y antipopular de este y el nuevo gobierno que intentará descargar el peso de la crisis económica sobre las espaldas de los pobres y desposeídos del país.


3. El gobierno del MAS en el que se ilusionaron amplios sectores de las masas populares, acabó hundido en la corrupción y convertido en sirviente de los intereses de la burguesía nativa boliviana, de la oligarquía terrateniente del Oriente, de los empresarios (CEPB, CAO, CAINCO, FEGASACRUZ).
Por lo que este capítulo de la historia de Bolivia está cerrado.


4. Las masas en las ciudades se han rebelado contra el gobierno de Evo Morales indignadas por el fraude con el que pretendió mantenerse en el poder.


5. La vieja derecha, a través del Comité Cívico de Santa Cruz, encabezado por Luís Fernando Camacho, un ultraderechista fascista y racista, apoyándose en sectores de la pequeña-burguesía adinerada de las ciudades, ha acabado capitalizando políticamente la rebelión popular; usurpando, de esta manera, la victoria del pueblo boliviano.


6. El gobierno provisional se sustenta en las FF.AA. y convoca a estas a restablecer el orden.


7. Alertamos que ante la reacción de sectores campesinos y sociales enfurecidos por la presencia de Camacho y la instauración del nuevo gobierno derechista, anunciando movilizaciones y cerco a las ciudades, se plantea el peligro de enfrentamientos con el ejército. La pugna entre la vieja y la nueva derechas puede empujar al país a un estado de guerra civil.


8. A la clase obrera le corresponde retornar de inmediato a su ideología revolucionaria, y plantear al país una salida revolucionaria a la crisis política, basada en el principio de la INDEPENDENCIA POLÍTICA frente a estas versiones políticas de dos hermanos gemelos de clase, nacidas del mismo vientre: el capitalismo. La clase obrera esta llamada a acaudillar al conjunto de la nación oprimida en una lucha revolucionaria por un gobierno propio de los explotados.


9. El objetivo estratégico de la clase obrera, es la lucha por estructurar el gobierno de obreros, campesinos y todos los oprimidos en base a la expulsión de las transnacionales de Bolivia, la expropiación de los grandes medios de producción, nuevo gobierno asentado en los órganos de poder de masas en base a la democracia directa.


10. Convocamos a recuperar la Central Obrera Boliviana y todas las demás direcciones sectoriales obreras y populares de manos de los dirigentes vendidos al M.A.S. y que han prostituido nuestras principales organizaciones sindicales matrices, para devolverlas al servicio de los trabajadores.

 


NI EVO, NI MESA, NI EL FACHO CAMACHO


OBREROS AL PODER