Carlos Arze Vargas

 

En un ataque de sinceridad, el ministro ratifica lo que siempre dijimos: que la nacionalización para el MAS era sólo un título, un eufemismo, que ocultaba el dominio de las transnacionales en el sector y que lo que se hizo en 2006 fue sólo aplicar la Ley 3058 y sumarle una participación en favor de YPFB en el marco de un contrato de asociación, es decir una reforma que elevó los impuestos pero no una NACIONALIZACIÓN...

 

"El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, señaló ayer que el título “nacionalización” es sólo una palabra"

 

 

 

Sánchez: El título nacionalización no importa... el Estado controla

 

El ministro Luis Alberto Sánchez admitió que la transición a empresas públicas no concluyó, pero aclaró que el Estado administra y opera las estatales.

Planta de Yapacaní, operada por la subsidiaria YPFB Andina, recuperada por el Estado. Foto:Archivo / Página Siete

 

ECONOMIA

jueves, 08 de noviembre de 2018 · 00:17

Página Siete  /  La Paz

 

El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, señaló ayer que el título “nacionalización” es sólo una palabra y que lo importante es que el Estado tiene el control total de las ocho subsidiarias de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) que operan como sociedades anónimas.
  
“Las utilidades que dan YPFB Transporte, Refinación, Logística, Aviación, Chaco, Andina y Gas Transboliviano (GTB) son para el Estado boliviano. (…) El título (nacionalización) no importa, lo que importa es que la operación, las utilidades, la gestión son de YPFB Corporación y son manejadas por el Estado”, respondió al referirse a la polémica desatada por la situación legal de ocho subsidiarias de la estatal petrolera.

 

El pasado 18 de octubre, el  senador (UD) Óscar Ortiz denunció que  al menos 13 empresas estatales operan como sociedades anónimas privadas, a pesar de haber sido nacionalizadas, en algunos casos, hace 10 años.

 

Entre estas empresas se encuentran las subsidiarias de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, Chaco y YPFB Transporte, entre otras empresas.

 

El legislador explicó entonces  que estas compañías  se manejaban con ese estatus legal    en perjuicio de una verdadera fiscalización a su gestión.  

 

 Sánchez sostuvo  que  hay una Ley de Empresas que determina su transición hacia firmas públicas,  pero este  proceso  aún no concluye, sin embargo, insistió en que lo importante es que  las subsidiarias aportan al Estado y se tiene su control. 

 

“Hay una ley que determina que se tiene que hacer una transición y se está haciendo eso. Más allá del título, la renta petrolera en 2005 era de 300 millones de dólares, y el promedio de renta petrolera en los últimos años, cuando estas empresas han sido nacionalizadas, ha sido más de 3.300 millones de dólares por año, ese es el resultado, el título es otra cosa”, puntualizó.

 

El Ministro de Hidrocarburos insistió  en que las ocho empresas de YPFB  fueron  “nacionalizadas”   llegaron  a buen término, y que el Estado tiene el 100% de las acciones en algunos casos, en  otros, el 98% y en otros, el 51% del paquete.

 

“En resultados, nosotros  administramos, operamos, gerentamos, y bueno los resultados de todo eso ha sido que de un  valor residual que tenía YPFB de 400, 500 millones de dólares, hoy YPFB corporación, casa matriz más sus subsidiarias, tiene valor en libros de  15.000 millones de dólares. Si monetizamos reservas de gas de 10 TCF, son 90.000 millones de dólares de YPFB Corporación”, recalcó.

 

De acuerdo con la autoridad,  Yacimientos en los años 90 fue capitalizada en 500 millones de dólares y el Gobierno  adquirió la compañía  en 900 millones de dólares, pero  la casa matriz tiene hoy un valor de 10.000 millones de dólares y las subsidiarias 5.000 millones de dólares.

 

 Subsidiarias están en fase de transición para volverse públicas

 

El presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Óscar Barriga, informó ayer que algunas de las  subsidiarias de la estatal petrolera, como es el caso de YPFB Transporte, están en fase de transición para convertirse en empresas públicas.

 

En una entrevista con ERBOL, explicó que en este caso  la subsidiaria  funciona y se regula con  el Código de Comercio y no como una empresa pública. 

 

Un juez determinó  que YPFB Transporte no era una empresa pública, cuando el dirigente sindical de esta firma, Rolando Borda,  fue acusado de uso indebido de bienes del Estado y no se lo pudo procesar por ese delito.

 

El presidente de YPFB enfatizó que el hecho de que a efectos jurídicos algunas subsidiarias de la estatal  no figuren como entidades públicas, de ninguna manera significa que el Estado no tenga control accionario sobre ellas y los recursos que generan.

 

“En todas ellas, nosotros tenemos el absoluto control como bolivianos, las acciones están a nombre de YPFB en representación del Estado nacional tal como establecen los decretos. Tenemos la mayoría en la participación accionaria en todas esas empresas, controlamos los directorios y las juntas de accionistas”, puntualizó el ejecutivo.

 

Barriga informó que en YPFB Transporte más del 98% de las acciones pertenecen al Estado y el resto corresponde a extrabajadores de la empresa.

 

Añadió que existe una ley que establece plazos para la transición de las subsidiarias a empresas públicas y que por cuestiones de adecuación de reglamentos han demorado el trabajo.

 

“Las empresas subsidiarias son cien por ciento operativas, y para pasar a ser públicas, se tienen que hacer adecuaciones importantísimas en la reglamentación; cómo va a funcionar la parte operativa de una empresa de este tipo. Eso es lo que hoy se está trabajando”, declaró Barriga.

 

El presidente ejecutivo de YPFB estima que en los próximos meses se completará la transición, aunque aclaró que no de todas las subsidiarias,  porque en algunas de ellas la composición accionaria es diferente y no permite su cambio a entidad pública.