Partido Obrero Revolucionario
 

Nuestra respuesta a los detractores

 


Estalinistas, masistas e impostores que pasan por trotskistas salen al ataque: acusan a P.O.R. de servir a la derecha

 

 

Ya en 1946, cuando el POR convocó a las masas a diferenciarse políticamente del nacionalismo de contenido burgués, encarnado en ese entonces por el gobierno de Gualberto Villarroel acusado por el gobierno de los EE.UU. como nazi-fascista y que terminó trágicamente colgado de un farol en la Plaza Murillo por una rebelión encabezada por la rosca minero feudal, surgieron las acusaciones calumniosas de algunos alineados al llamado “nacionalismo de izquierda”, como Abelardo Ramos, en sentido de que el trotskismo boliviano se hubiera alineado detrás de la conspiración rosc-estalinista. Ahora, con algunos matices de diferencia, se repite la historia. Son los estalinistas, los derrocados masistas y algunos impostores que fungen como trotskistas, que hacen circular la falacia de que el POR habría conspirado, bajo las mismas banderas, con la derecha tradicional para acabar con un “gobierno progresista y antiimperialista” que ha llevado adelante un interesante y novedoso “proceso de cambio” y ha transformado radicalmente la estructura económica de este país, cambiando las relaciones sociales y políticas, incorporando a los indígenas a todos los niveles de la administración del Estado y superando todo tipo de discriminación racial y social, etc.


El POR en su defensa puntualiza lo siguiente:


1.- Hemos sostenido que el gobierno del MAS, aunque estuvo representado por un indígena, desarrolló una política burguesa por defender la propiedad privada en todas sus formas; fue sirviente del imperialismo porque entregó los recursos naturales de este país (el litio, las reservas mineralógicas más importantes, el gas, etc.) a la voracidad de las transnacionales y fue sirviente de la empresa privada nativa porque destruyó el ecosistema y la biodiversidad (la Chiquitanía, Tariquía, el TIPNIS, etc.) al servicio de las grandes empresas agroindustriales nativas. Hemos señalado que el gobierno del MAS, durante sus 14 años de gobierno se ha constituido en la nueva derecha que ha continuado la política antiobrera del neoliberalismo al mantener vigente el D.S. 21060.

2.- Hemos señalado que la “democracia” y las elecciones son una farsa que no resuelven los problemas de este país. En este sentido hemos convocado a las masas a mantener su independencia política frente a todos los candidatos de la vieja y de la nueva derecha votando nulo o blanco.

3.- Durante la última rebelión popular que ha terminado tumbando al gobierno del MAS, nos hemos diferenciado de la vieja derecha señalando que el objetivo no es luchar por una inexistente democracia que es una forma de administrar el Estado burgués, sino por la defensa de los derechos y libertades democráticas entendido como el derecho que tienen los bolivianos a pensar y expresarse libremente, a organizarse, a vivir en condiciones humanas, a tener acceso al agua, a la educación, a la salud, etc.

4.- Desde el Bloque de los Comités Cívicos del Sur hemos planteado una plataforma de reivindicaciones generales, regionales y sociales, en el entendido de que este conflicto no tendría un desenlace por la vía revolucionaria debido la ausencia del proletariado, había que preparar a los explotados y a los oprimidos para enfrentarse al próximo gobierno burgués que surja de las nuevas elecciones con “las banderas bien plantadas” expresada en un pliego único nacional que encarne las necesidades de todos los sectores y regiones.

5.- Hemos concretado la necesidad de la independencia política de los combatientes, de las organizaciones cívicas y sindicales con la consigna “ni Evo, ni Mesa, ni el facho Camacho”. Hemos sostenido un duro combate contra todas las expresiones de la vieja derecha y la ultraderecha del Comité pro Santa Cruz al interior de los comités cívicos y de la movilización nacional.


A los detractores del POR les preguntamos ¿dónde la capitulación hacia la derecha? ¿Acaso no hemos mantenido en alto las banderas de la revolución y de la independencia política de los explotados frente al Estado burgués y a las expresiones políticas de la clase dominante y del imperialismo?