Partido Obrero Revolucionario - Santa Cruz

 

GOBIERNO DE AÑEZ (DEMÓCRATAS-UN) PODRIDO EN CORRUPCIÓN E INCAPAZ DE FRENAR LA PANDEMIA, SE HUNDE MIENTRAS EL MALESTAR POPULAR CRECE

 

 

Un nuevo caso de corrupción se suma a los varios que ya tiene en su haber, en apenas 6 meses, el Gobierno de los “Demócratas” a la cabeza de Añez. Pocas semanas después de que el ministro usara como su taxi el avión presidencial para llevar a una miss a una fiesta, ahora el escándalo es por la compra de 170 respiradores a los cuales les han sacado alrededor de 20 mil dólares a cada uno. Con la vieja frase de “caiga quien caiga”, usada por Evo en similar situación de corrupción de su gobierno, Añez, quiere lavarse las manos de este nuevo escándalo, destituye al ministro de Salud y ahora está preso junto a otros funcionarios que, se sabe, están ligados al entorno íntimo de Rubén Costas y Samuel Doria Medina.

El descaro de robar en medio de una situación de extrema necesidad, como la que está pasando una mayoría de los bolivianos por la cuarentena que ya lleva más de 70 días, es una monstruosidad, cuando los sistemas de salud están colapsando por falta de respiradores, de personal, de hospitales, de todo como en el Beni. Sin embargo, no es nada que no haya pasado antes, como ya ocurrió durante el gobierno de Banzer en los 90’ en el sobreprecio por el avión Beechcraft, mientras en Aiquile y Totora moría gente enterrada por un terremoto.

Este nuevo escándalo profundiza el malestar popular contra este Gobierno a quienes ya están llamando “JUNTOS ROBAN MAS”, usando las siglas de la candidatura de Jeanine Añez y del MAS, para mostrar que son similares, corruptos, incapaces y absolutamente indolentes frente a las penurias de las mayorías.

La cuarentena se va rompiendo paulatinamente ante el hambre que presiona a una población que vive del día a día. Los bonos del Gobierno ya se acabaron hace rato, eran una miseria. Al mismo tiempo los empresarios están presionando al Gobierno para que éste declare de una vez el fin de la cuarentena o al menos su flexibilización para que puedan volver a explotar a los obreros en las fábricas que, dicho sea de paso, varias ya están funcionando y sin ninguna medida de bioseguridad, por ello hay varios obreros infectados que denuncian sin ser oídos por el ministerio de Trabajo y otros ya han muerto. Al mismo tiempo el Gobierno no hace cumplir la disposición de que no se pueden despedir trabajadores y hay despidos y aprovechan la pandemia para meter transgénicos para favorecer a los empresarios del agro.

Este malestar está pretendiendo ser capitalizado por el MAS, con algún éxito en algunas zonas del país, pero llevando ese malestar hacia el pedido de elecciones, como si éstas fueran a resolver los problemas de raíz que tiene este país, su miseria, su atraso. No, en realidad lo que quieren los masistas es aprovechar el momento para retornar al trono y seguir robando como lo hicieron por 14 años.

El Gobierno de Añez ha resultado igual de incapaz y ladrón que el gobierno de Evo, sigue beneficiando a los empresarios, dando plata a los banqueros, dando miserias a las mayorías, entonces no se trata del color del partido ni del origen del gobernante de turno, sino del sistema, esa corrupción y miseria son los frutos de ese capitalismo que defiende Añez y defendía Evo, que pretenden seguir los Mesa, los Camacho y demás demócratas y pseudodemócratas burgueses que manejan el estado con el criterio empresarial de conseguir beneficiarse económicamente.

Ahora mismo se trata de plantear la unificación de los sectores con pliegos de demandas para salir a exigir las necesidades reales de obreros, campesinos, trabajadores en salud, educación y otros sectores. Las elecciones, que tanto interesan a los politiqueros, no resolverán nada sino los apetitos de los asaltantes del Estado, los de siempre o nuevos. Corresponde que se vayan todos!!!, preparar la victoria del VOTO NULO!! Debemos orientar el malestar hacia la unidad y lucha y avanzar más allá de la “democracia”: ni vieja derecha (UN, JUNTOS, CREEMOS, etc.) ni nueva derecha (MAS). Por un gobierno de obreros, campesinos y clases medias empobrecidas, que expropie la banca, las empresas, que dé salud y educación gratuitas y de calidad, que dé salarios igual a la canasta familiar