Carlos Arze Vargas

4 tim · 

Una lástima. Éste era uno de los hospitales más prestigiosos del país por la calidad de su atención, en en un ámbito que hace medio siglo era prácticamente desconocido aquí y en la región: las cirugías del corazón. La infraestructura, los equipos y, fundamentalmente, los profesionales que trabajaban en él, estaban a la vanguardia. Su abandono, que viene desde hace muchos años, se acentuó, ni duda cabe, con este gobierno, indiferente a las necesidades de la gente y ocupado de imponer medidas y hacer gastos dispendiosos e inútiles destinados a perpetuar a la nueva élite en el poder. Para eso sirve más hacer canchas, donde los dirigentes de las "organizaciones" se embriaguen hasta sacar a relucir su violento machismo, que construir hospitales, formar médicos y pagarles como se debe....

 

 

Humedad, rajaduras y equipos viejos, la realidad del Tórax

 

La sala de quirófanos tiene un equipo que funciona cuando puede, pues data de hace 40 años. El SEDES afirma que el nosocomio está en situación “crítica”.

 

jueves, 06 de julio de 2017

hay mucha humedad y posiblemente hongos.

Verónica Zapana S.  / La Paz

 

Cuando se ingresa al Instituto Nacional del Tórax, ubicado en el complejo hospitalario de Miraflores, se siente el olor a humedad. En los pasillos esa sensación  se confirma al ver las paredes rajadas y empapadas del  edificio que tiene más de 50 años.

 

En el subsuelo  incluso hay filtraciones de agua. "Es de los sistemas de conexión de agua que ya están muy viejos”, dice una de las trabajadoras de limpieza que ya se acostumbró a ese ambiente.

 

"Para nosotros eso no es novedad”, advierte.

 

El presidente del Colegio Médico de La Paz, Luis Larrea, y el director del nosocomio, Édgar Pozo, encabezaron ayer un recorrido por el nosocomio para verificar las condiciones más que precarias en las que trabajan los profesionales de salud a diario. 

 

 En él se observó un sinfín de falencias, "trípodes” que sirven para sostener los sueros con una pata, camas que datan de hace más de 40 años en muy mal estado, sillas de ruedas  que ya son verdaderas antigüedades, gradas de apoyo  para pacientes que son sólo un esqueleto de metal.

 

Las paredes de los ambientes están rajadas, los ventiladores no funcionan, no hay sillas para los familiares que visitan a los pacientes, los baños están en condiciones deplorables y los lavamanos están rajados.

 

El área de cocina funciona con aparatos de hace 40 años, los cuales deben manipularse con fuerza  para   enviar los platos a los pacientes; el  área de lavandería funciona como lo hacían los hospitales europeos hace 50 años, es decir  lavado a mano. 

    

 "Esta es la verdad, probablemente mi pega esté en peligro a partir de hoy; no importa, yo no puedo ser cómplice de los que no dijeron la verdad, siempre dijeron que este hospital es una maravilla,  pero es una mentira (...) Se nos cae”, lamentó Pozo.

 

El recorrido es el primero que se realiza dentro del complejo hospitalario, pues se prevé que en los siguientes días se visiten otros nosocomios, con el fin de visibilizar la situación en la que trabajan los galenos y el Gobierno invierta en el sistema de salud que actualmente funciona en la precariedad, antes de "imponer” una autoridad de fiscalización, tal como dispone el Decreto Supremo 3091 promulgado hace más de dos meses, tiempo en el que los galenos se declararon en huelga general indefinida, por lo que atienden solo casos de emergencia.

 

Otra de las falencias es el área de quirófano. Según el  exdirector y médico especialista del nosocomio, José Urizacari, el Arco en C, un equipo que es necesario para el implante del marcapaso, tiene 40 años y por eso "a veces funciona”, además en esa unidad las fundas de las camillas están rotas, los tambores  donde se debe guardar material esterilizado están corroidos y las telas con las que cubren a los pacientes se rompen a pedazos.

 

 "Lo peor de todo es que desde hace cinco años no hay un cirujano cardiaco, aunque ahora hemos invitado a una profesional que vendrá a trabajar”, afirmó el director del nosocomio.

 

Según la Ley de Autonomías,   la Gobernación debe ocuparse de la administración de los hospitales de tercer nivel, pero Larrea afirmó que al tratarse de un hospital de referencia a nivel nacional  "la responsabilidad debe ser compartida con el Gobierno”.

 

Por su parte, el director del Servicio Departamental de Salud (SEDES), Freddy Valle, lamentó que ese nosocomio de tercer nivel funcione como de segundo por sus precarias condiciones. "Su realidad es crítica”, lamentó y aseguró que el problema lo heredaron de otras autoridades y ahora buscan soluciones.

 

El Gobierno se comprometió a construir un nuevo hospital

 

Hace dos años, el Gobierno se comprometió a construir el nuevo edificio del Instituto Nacional del Tórax, sin embargo, hasta la fecha no se tiene ningún avance, informó el director del nosocomio, Édgar Pozo.

 

 "Hasta ahora no conocemos nada de ese proyecto”, afirmó el galeno. Como  él,  por separado, el director del Servicio Departamental de Salud, Freddy Valle, (quien tras conocer sobre ese ofrecimiento) solicitó información sobre el proyecto  al Ministerio de Salud, pero hasta la fecha no recibió  respuesta.

 

 "Nosotros  hemos elaborado un proyecto con ese fin. Se ha trabajado en un bonito plan para ampliar la sala de quirófano, pero hasta la fecha no tenemos respuesta, pues este plan es atractivo, viable y factible”, explicó.

 

Valle recordó que hace un mes las autoridades del Ministerio de Salud se reunieron con el alcalde de La Paz, Luis Revilla, para que se le otorgue un predio. "Esperemos que ese espacio que donó el gobierno municipal sea para este instituto”, remarcó.

 

Hace dos años, el Gobierno informó que tiene un presupuesto de  1.600 millones de dólares para la construcción de cuatro hospitales de cuarto nivel y  más de 30 nosocomios en todo el país.