Partido Obrero Revolucionario 

 

SEGURO ÚNICO DE SALUD GRATUÍTO:


La gran impostura demagógica del gobierno

 

 

Esta es la "gran reforma" de la salud ideada por el gobierno y sus organizaciones sociales: cargar toda la atención de las personas que no cuentan con un seguro médico a los ya colapsados centros médicos dependientes de los seguros, especialmente de la CNS que es la más importante. El gobierno de Evo vuelve a arremeter contra el sistema de salud financiado con los salarios de los trabajadores para imponer un Seguro Universal de Salud (a todas luces necesario y urgente), pero sin preocuparse de incrementar y mejorar la infraestructura del sector público de salud (véase lo que es el Hospital de Clínicas, o cualquier hospital de las otras ciudades). 


Cargar sobre la frágil, vieja e insuficiente infraestructura de la CNS y otros seguros, la atención de los pacientes del proyectado SUS, seguramente a cambio de un pago insuficiente, fijado por él mismo, como sucedió con el SV y SUMI, pero sin aportar con nueva infraestructura es sencillamente acabar de destruir los seguros sociales.


La prensa muestra cómo en el Hospital de Clínicas, en la sala de emergencias los pacientes se encuentran en el suelo porque las camas y camillas no abastecen. 


En el Hospital Obrero de la CNS, para aliviar el colapso de servicios se recurre a clínicas privadas. La limitada capacidad de camas no abastece la alta afluencia de pacientes en el Hospital Obrero. Existe una sobredemanda diaria de 40 casos. La falta de infraestructura hospitalaria, la carencia de personal médico y paramédico en al menos tres departamentos del país, ha obligado a la entidad aseguradora a comprar servicios de clínicas privadas.

 

Esa es la realidad de los servicios de salud públicos y si hoy es así, ¿cómo será cuando el gobierno demagógicamente aplique el SUS? 


Ahora, desde la burocracia masista de la COB se pretende que los asalariados aporten para el SUS parte de sus miserables salarios, lo que se sumaría a los aportes que ya hacen para el seguro de largo plazo o de jubilaciones (el famoso "aporte solidario"). Con seguridad, será el único y principal aporte que se cobre de manera obligatoria pues, por ejemplo, en el caso de la seguridad de largo plazo (AFPs), de los aportes dispuestos por la Ley 065 para financiar la renta solidaria (que también debe cubrir a trabajadores independientes), sólo se ejecuta el aporte de los asalariados, pues hasta ahora, no se ha hecho efectivo el cobro de aportes a los que reciben dividendos de empresas, acciones, alquileres, etc. Así, cuando se dice "aporte universal", lo más seguro es que serán sólo los asalariados los que carguen con el financiamiento, mientras que el gobierno, a cargo de los ingresos fiscales, destina estos para financiar todas las obras inútiles, pero que dan sustanciosas "ganancias" a sus militantes y votos a sus candidatos, pero para la salud... ni agua... Con todo, hay que recordar que sólo los trabajadores asalariados aportan para la acumulación del capital a diferencia del pequeño propietario (comerciante, campesino o artesano) que no lo hace, pues el conjunto de sus ingresos se quedan en sus manos; por eso, en el capitalismo, el incremento de nueva riqueza y su acumulación (inversiones privadas y públicas, por ejemplo) provienen sólo de la plusvalía extraída al trabajo asalariado. Por eso, corresponde que el sostenimiento de estos gastos para el conjunto de la población, provengan esencialmente de las ganancias capitalistas y no de los salarios, que ya financian los (pésimos) servicios de salud para un tercio de la población!! 

 

"Ayer, el secretario ejecutivo de la COB, Juan Carlos Huarachi, afirmó que los recursos anunciados por el primer mandatario —200 millones de dólares— son un buen inicio, pero que se necesita una ley para garantizar la sostenibilidad de este seguro universal, y que por ello se plantea que todos los sectores del país aporten recursos de acuerdo a sus capacidades.....“Hay que unificar criterios, se va a hacer la propuesta. En Bolivia hay campesinos, artesanos, hay gremiales, hay muchos sectores, y tenemos que buscar la forma, el mejor mecanismo para que todos los trabajadores podamos aportar a nivel nacional un centavo para la sostenibilidad del SUS”, indicó Huarachi." (Los Tiempos)


La ironía ignorante del presidente Evo Morales de que "las canchas son como hospitales" ahora suena como una dolorosa afrenta a los enfermos, claro que él y el Khananchiri no sienten esa ausencia, uno porque tiene a su disposición una o más clínicas puestas su disposición por Cuba y el otro porque la familia tiene la clínica privada más lujosa del país...Lo más grave, sin embargo, es la complicidad de la burocracia de la COB, ocupados como están en avalar todo lo que el gobierno hace en contra de los trabajadores, por tener un candidato a vicepresidente o más curules y funcionarios, es decir, ocupados de buscapegas.