Partido Obrero Revolucionario - Santa CruzGilla sidan

 

La oferta de retiro "voluntario" en PIL-Andina es una farsa

 

 

En Santa Cruz la trasnacional ya despide recortando personal en las microempresas tercerizadas y despidiendo ilegalmente por acumulación de faltas mensuales.

Urge la nacionalización sin indemnización de PIL ANDINA bajo el control obrero colectivo para garantizar la estabilidad laboral de obreros y evitar la quiebra de los pequeños productores de leche.

Durante estos días se ha visto con preocupación la oferta de retiro “voluntario” por parte de la empresa PIL-ANDINA hacia sus trabajadores. Ante esta situación la posición de los trabajadores de PIL-ANDINA ha variado de acuerdo a cada departamento. En el Alto rechazaron la oferta por no fue consensuada, en Santa Cruz no se han manifestado, y en Cochabamba dicen que la empresa siempre garantiza el cumplimiento de la normativa laboral y estabilidad laboral.

Es lamentable la posición de la dirigencia en este sentido, puesto que no señalan que gran parte del personal de PIL – ANDINA es contratado de manera eventual por microempresas tercerizadas que prestan servicio a PIL-ANDINA en tareas propias y permanentes de la empresa, tal como ocurre en muchas otras industrias. Algo que es ilegal pero que el gobierno y las autoridades de trabajo permiten. Pues bien gran parte de ese personal tercerizado ha sido retirado y han tenido que someterse porque no tienen sindicato y muchos de ellos aspiran a ser contratados como indefinidos por PIL si se portan bien.

Por otra parte algunos trabajadores han denunciado que ya se está retirando personal indefinido afiliado al sindicato de PIL bajo el pretexto de acumulación de 3 faltas al mes. La empresa despide a los que faltan para que no tengan respaldo de sus compañeros por faltones y los hace firmar como si fuera retiro voluntario. Este despido es totalmente ilegal puesto que la Ley General del trabajo establece que el despido por falta se dé solo cuando son 6 faltas continuas sin justificación. Esto en razón a que si un obrero se falta sus compañeros realizan la producción que corresponde y el faltón ya tiene la sanción de un día de descuento, más una multa de un día de trabajo, y la pérdida de un día por salario dominical mismo que debe ser distribuido entre todos los trabajadores que no se faltaron.

Es decir el trabajador que se falta es sancionado con tres días de jornal. Lo lamentable es que la dirigencia y muchos obreros de base se tragan el discurso moralista del patrón de que si es faltón hay que despedirlo aunque sea ilegal, no se comprende que en este Estado Burgués quién se enriquece a costa de la explotación obrera es el burgués, no la sociedad. ¿No es inmoral enriquecerse del esfuerzo ajeno?, ¿no es inmoral contratar eventuales en tareas propias y permanentes de la empresa?, ¿no es inmoral haber acumulado multimillonarias ganancias durante años y luego cuando empiezan a ganar menos o perder un poco de lo acumulado despedir obreros y no pagar un precio adecuado a los productores?. La burguesía es por su naturaleza inmoral, por eso los obreros no deben tragarse el discurso patronal.

Si los trabajadores siguen dominados por este discurso moralista burgués de que hay que despedir faltones, luego la empresa despedirá por distintos pretextos como indisciplina, a los que no alcanzan las metas productivas, alcoholemia, etc. Se debe tener en cuenta que la empresa necesita recortar personal para reducir costos y luego de que se le acaben los pretextos tendrá que retirar por la fuerza.

Ante esta situación los productores de leche de Cochabamba se han pronunciado exigiendo la nacionalización de esta industria para que pase a manos de los productores grandes, medianos y pequeños en razón a que se encuentran a perdida por los precios bajos que paga PIL-ANDINA quien además tiene el monopolio de los productos lácteos en Bolivia. Sin embargo esta propuesta de nacionalización de los pequeños productores es burguesa puesto que es el traslado de la empresa de empresarios trasnacionales a pequeños empresarios criollos que mantendría el régimen de explotación obrera.

El gobierno por su parte ha salido a la palestra diciendo que el cierre de fábricas en tiempos de crisis es algo normal, o sea que justifica los despidos en PIL –ANDINA y los industriales apoyan el plan de retiro voluntario de PIL porque ellos igual hacen lo mismo.

Los obreros no pueden sostener una posición conciliadora viendo con “tranquilidad” el asunto, deben defender la estabilidad laboral ante todo, exigir la contratación del personal eventual tercerizado como indefinido, rechazar los despidos por faltas y otros pretextos. Si la trasnacional no es capaz de garantizar estabilidad laboral corresponde exigir la nacionalización sin indemnización bajo control obrero productivo. La clase obrera debe plantear la unidad entre los trabajadores y los pequeños productores de leche para que esta empresa pase a manos de los bolivianos.