Partido Obrero Revolucionario

Las elecciones, circo de tránsfugas electoreros

 

 

El gobierno en todos sus niveles e instituciones del Estado está hundido hasta el cogote en la corrupción. El actual bullado caso Medina, por ejemplo, es una prueba de ello. Pero todavía más contundente es que el Viceministro de defensa Social, Felípe Cáceres, (Zar antidroga) tenga una fortuna personal de 9 millones de Bs. “producto de su trabajo”.
Seríamos unos estúpidos o unos hipócritas interesados como los políticos opositores de derecha, si sostuviéramos que la corrupción es un mal de este gobierno únicamente.
La corrupción es un mal endémico del capitalismo donde el dinero significa poder, seguridad y bienestar. Por dinero se roba, se mata, se explota sin misericordia al prójimo. La búsqueda de la riqueza es el objetivo central al que el capitalismo induce a la población. No importa cómo. Todo vale. La moral burguesa es sólo una tapadera para encubrir toda clase de actividades delictivas.
La razón última por la que los politiqueros de la burguesía aspiran con desesperación a encumbrarse en el poder aquí y en todo el mundo capitalista, es hacerse ricos y poderosos a costa del Estado a cambio de proteger los intereses de la burguesía, es decir, la explotación del hombre por el hombre, como señala Marx.
“ Si nos detenemos a analizar a los personajes que han llegado a situaciones oficiales expectables y ostentan fortunas tan cínica como velozmente amasadas, se constata invaria-blemente, con una que otra excepción que tampoco dejan ya de ser sospechosas, que se trata irremisiblemente de tránsfugas y apóstatas que descaradamente defienden esto y pueden también defender lo contrario. Se trata de sujetos de mala madera, de demagogos inevitables, de políticos profesionales a su servicio personal, que militan despreocupadamente en diferentes capillas con desplante y mal ejemplo, lastimando los sentimientos de dignidad y decoro que son atributos de la persona humana.”(Párrafo muy actual tomado de “La Chispa” No. 50, órgano regional del POR, Sucre, 16 de noviembre de 1993)
Así vemos actualmente a estalinistas traidores y contrarrevolucionarios, que presumieron de marxistas, encumbrados en el gobierno, convertidos en los peores enemigos de la lucha de los trabajadores; matones de la Media Luna ahora actuando como grupos de choque del masismo; socialistas de pacotilla, ex movimientistas, ex adenistas, ex ucesitas, en fin ex militantes de toda la fauna de partidos políticos burgueses, muchos ya desaparecidos, inclusive algunos ex universitarios uristas renegados, todos convertidos en unos redomados mamones amarra-huatos del Evo, desesperados por no soltar la mamadera. Este camaleonismo también se da en el campo de los politiqueros de la oposición derechista al gobierno de Evo.
“Toda esta mugre que apesta es una escuela de traición y de deslealtad que repudian y rechazan la clase obrera y los revolucionarios. … Ante la evidencia de tanta mugre, tanta deslealtad y tanto arribismo oportunista…”(ídem.), LA CLASE OBERA, LOS HUMILDES Y LOS EXPLOTADOS DEBEN VOTAR NULO O BLANCO, PORQUE NO DEBEMOS ELEGIR A TRANSFUGAS DESPRECIABLES Y LACAYOS DE LA CLASE DOMINANTE.”