RENNO Noticias Obreras

Fuerzas Armadas en servicio activo, culpan al gobierno de acabar con la institucionalidad por la corrupción.

 

 

La Paz, 11 Ago 018 (RENNO).- Página Siete da a conocer que oficiales del sector activo en las Fuerzas Armadas enviaron un comunicado en el culpan al gobierno de acabar con la institucionalidad por la corrupción y que con la perdida de la banda y medalla presidencial se “toco fondo” 


La nota de prensa señala:


Oficiales de las Fuerzas Armadas en servicio activo aseguraron, mediante un comunicado, que con el robo de la medalla y la banda presidencial la entidad castrense “tocó fondo”, culpan al Gobierno de acabar con la institucionalidad por la corrupción.


“Hemos tocado fondo (...) hemos llegado a un extremo de insostenibilidad de la institucionalidad, al extremo de inmoralidad y desprofesionalización que no podemos más seguir callando. No podemos ser cómplices y cerrar la boca. No podemos seguir indiferentes ante este estado de cosas que pasa con nuestros mandos militares. ¡Es hora de tomar decisiones, pues hagámoslo pero ya!”, dice parte del documento.


El comunicado fue enviado a Página Siete por un oficial militar que el año pasado era parte de una instancia del Ejecutivo. Él junto a otros uniformados en servicio activo elaboraron el texto en el que describen en detalle hechos irregulares desde 2006, no obstante el mismo no está firmado por temor a represalias.


El hecho que terminó de colmar la situación de los militares fue la detención del teniente Roberto Juan de Dios Ortiz Blanco después de haberse hecho robar la medalla y la banda presidencial mientras estaba en un prostíbulo de la ciudad de El Alto.


“El teniente Ortíz es la punta del iceberg, lo que queda debajo del agua es la verdadera y pura realidad putrefacta. Una vergonzosa desprofesionalización militar. El teniente es el botón de muestra”, sostienen.


En el comunicado enviado los uniformados desglosan todos los actos de presunta corrupción e irregularidades de excomandantes y jefes militares del Ejército, de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) y de la Armada, que en algún momento se hicieron públicos.


“Generales manchados de corrupción, negociados con repuestos de aviones, sobreprecios y compras fantasmas”, citan como ejemplo de corrupción en la FAB.


Asimismo, mencionaron a la reciente denuncia contra jefes del Ejército por daño económico al adjudicar a una empresa la compra de repuestos de transporte, los cuales nunca llegaron a los depósitos, según el abogado y exmilitar Omar Durán.
Además recuerdan el caso de las barcazas. “El Estado gastó más 21 millones de dólares por un negociado de barcazas que nunca llegaron y cuyos responsables gozan ahora de esos recursos”, denunciaron.


Finalmente, aseguran que el Gobierno terminó con la institucionalidad de las Fuerzas Armadas. “En estos 12 años hemos podido ver en nuestros mandos militares que la mejor forma de hacer carrera militar es ser partidario del MAS y particularmente tener el aval político de las seis federaciones de cocaleros del Chapare”, sostienen.


Los oficiales que escribieron el documento afirman que están en “crisis moral y profesional” dentro de la institución castrense hace mucho tiempo y que el caso de la medalla es sólo una muestra.


Denuncian humillaciones por parte de las esposas de generales


En el mismo comunicado enviado a este medio, los militares en servicio activos denunciaron que las esposas de algunos generales del Ejército amedrentan y humillan a subalternos en diferentes partes del país.


“Las esposas de los generales han conformado a través del mal llamado Voluntariado del Ejército una oficina de persecución, amedrentamiento y escalera de cargos y destinos. Este instrumento de coerción y sumisión (el voluntariado) ha servido para humillar y someter a comandantes de Regimientos y División”, señala el comunicado.


Hace algunas semanas se publicaron fotografías en alguna población del oriente boliviano en el que se ve a tres mujeres, supuestas esposas de generales, con bandas tricolor que cabalgan de un lugar a otro y en el camino son custodiadas por tres oficiales. A esta acción los militares denunciantes pusieron como ejemplo de las humillaciones que sufren los subalternos.


“¿Dónde está el Inspector del Ejército que no vela por los derechos humanos de estos oficiales? ¿Acaso el tener de caballerizos a oficiales no es denigrar a tenientes y capitanes?”, cuestionan los uniformados en el documentos enviado.


Este medio se comunicó con el Ejército para obtener alguna información al respecto, sin embargo, no fue posible la comunicación.


Los denunciantes piden que se investigue con qué dinero viajan las esposas de los generales del Ejército a diferentes lugares del país, además de la estadía de las mismas durante días e incluso semanas. Además piden que se investigue por qué ellas viajan en vehículos del Ejército.


La FAB perdió $us 500 mil por 4 motores en 2015


En octubre de 2016, Página Siete hizo un reportaje sobre compras irregulares de motores para aviones debido a contratos por excepción que hizo la Fuerza Aérea Boliviana (FAB).


Esta fuerza castrense perdió más de medio millón de dólares por cuatro motores adquiridos en 2015 y que estuvieron en funcionamiento sólo un año. Los artefactos fueron comprados mediante un proceso por excepción a la empresa SAE.


El entonces comandante de la FAB y comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas (2016), Juan Gonzalo Durán, es quien firmó los contratos respectivos.

 

 Actualmente este exjefe militar es embajador de Bolivia en Francia.


En un informe del 25 de agosto, enviado al jefe del Departamento IV de Logística, Miguel Ángel Albis, el coronel Miguel Cabezas explica los detalles por los cuales los cuatro motores dejaron de funcionar en un año. Habían sido comprados para las aeronaves BAe 146-200. La Contraloría sugirió procesos internos, el Ministerio de Defensa anunció auditorías que no llegaron a concluir.
// Página Siete