LOS PROBLEMAS DE LA EDUCACION VIRTUAL Y A DISTANCIA

 

 

LOS PROBLEMAS DE LA EDUCACION VIRTUAL Y A DISTANCIA

 

 

Elvis Ovando. Un artículo Ecuatoriano relata éstos dramas:

 

PRIMERA PARTE

 

 “Un mes y 11 días llevan los alumnos de Sierra y Amazonia con ‘clases no presenciales’, por la emergencia causada por el covid-19... La rutina de Paula, como la de la mayoría de chicos, cambió. La niña de cuarto de Básica de un plantel particular se despierta 10 minutos antes de las 09:00, para su primera clase a través de Zoom, cuenta su padre, Paulo Santana, desde su vivienda en Calderón. Muy cerca de ellos viven Elizabeth y Evelin, de 11 y 15 años. Se levantan a las 07:00, tienden su cama, se bañan y empiezan a realizar los deberes que les envían en su plantel fiscal. El papá de Paula es arquitecto y su madre administra un proyecto internacional. Trabajan en casa desde que se declaró la emergencia. Mientras, los padres de Elizabeth y Evelin, son un albañil y una fabricante y comerciante de guaipes. Por lo que se han quedado sin ingresos en este tiempo... Fausto Vera, padre de Elizabeth y Evelin, admite: “Ya no hay plata para hacer recargas”. Se refiere a que ya no cuenta con saldo en su celular para que sus hijas se conecten a Internet, para hacer las tareas. No disponen de computador. Para estos alumnos del sistema fiscal, señala el Ministerio de Educación, está disponible contenido en radio y televisión. En las mañanas se transmiten 20 minutos, en el primer medio, para niños de preescolar a séptimo año. Al mediodía, en el mismo período, las ‘radioclases’ son para octavo año a tercero de Bachillerato. Evelin estudia casi solo en sus libros; si necesita Internet le pide el celular a su papá. Y en las tardes se ofrece un refuerzo también radial. En televisión local y cable operadoras, de lunes a viernes, existe un espacio, desde las 15:00 hasta las 16:00. Además hay una plataforma, con actividades y links. Para chicos de planteles intercultuaries bilingües entregarán guías de apoyo... Los representantes de chicos de segundo de Bachillerato de un establecimiento fiscal de Quito, por ejemplo, se angustiaron al recibir el informe de evaluación de filosofía. Durante las últimas cuatro semanas, cada vez menos alumnos entregaron las tareas. En la tercera semana, en el informe se registra que de los 28 chicos, solo siete hicieron tareas. En la cuarta semana hubo una prueba en línea, que 18 estudiantes no rindieron. Los padres de Paula compartieron con este Diario las calificaciones enviadas por la escuela particular. No tiene menos de 9 sobre 10 en ninguna asignatura. Consideran que “se le ha hecho fácil conectarse y seguir aprendiendo”. Diferencias como estas quedan en evidencia antes de que todos los alumnos del régimen retomen el cronograma escolar, el 4 de mayo... “Si en ‘tiempos normales’ la escuela pública reproduce la desigualdad, en esta época de contingencia no deberían mantener situaciones que la profundizan”, dice el experto. “Mam!, explícame tú, así entiendo lo que dice el libro”, le repite Mateo, de plantel privado, a su mamá María. Ella dice que en este tiempo los padres aprenden a ser maestros. Sin embargo, existe una diferencia entre educar y enseñar, comenta la investigadora del área de Educación de la Universidad Andina, Soledad Mena. “Todos podemos educar, tenemos conocimientos, pero enseñar es algo que hacen los profesores, no los padres” (*).

 

Formalmente, la educación es prioridad del Estado como derecho humano no abstracto ni genérico. El núcleo esencial del derecho a la educación comprende, entre otros elementos, la disponibilidad, el acceso, la permanencia y la calidad en el sistema educativo. Son éstos los elementos que se ven afectados por las políticas educativas “regulares” y por las “de emergencia” (producto de la pandemia) y nos conducen hacia la educación virtual/a distancia en situaciones de discriminación y atraso. Si la educación tradicional (memorista) de por sí deformaba al educando y le imposibilitada “conocer” separando la práctica (real, social y sensorial) de la teoría, ésta falencia -que impide el conocimiento como actividad sensorial-, se verá agravada al tratar de interactuar por medios digitales/a distancia o peor aún, al carecer de herramientas tecnológicas, afectando la calidad del sistema educativo hasta anularlo en muchísimos casos. La superación de la crisis educativa (con o sin la pandemia) no pasa por las medidas pedagógicas sino por el problema político estructural que apunta a la separación de la teoría con la práctica en la producción social ligado al destino de los medios de producción en última instancia. En la medida en que la “actividad práctica” sea aprehendida teóricamente y se entienda el mundo que nos rodea transformado por obra humana, se aprehende también que somos condicionados por esas circunstancias, pero, tales circunstancias, al ser creación de hombres, también son susceptibles de modificación por la misma obra humana.

Muchos segmentos socio económicos serán cuestionados por la educación virtual/a distancia que se implementará en pocas semanas, entre ellos, los límites en el acceso a la educación virtual/a distancia, los derechos laborales de los maestros o la capacidad del Estado Burgués de atender la educación como prioridad.

 

Por un lado, en cuanto a las dificultades para el acceso y disponibilidad tecnológica, Bolivia ocupa el sexto lugar en acceso a Internet en Latinoamérica, triste dato complementado por otros que califican a nuestro país como el segundo con el internet más caro de América Latina con $us 45,6, solo superado por Argentina con $us 59.0. Costa Rica ($us 9,8), Brasil (12,4) y Uruguay ($us 13,6) que tienen precios más bajos además de contar con mayor velocidad. Países como Estonia, Finlandia, Israel Cañada, Corea del Sur u otros de gran parte de Europa consideran el acceso a internet como un derecho básico y optaron por la gratuidad del servicio. Bolivia es el país de Latinoamérica con los precios más caro del gigabyte (Gb) consumido en teléfonos móviles, cobrando 8, 51 dólares por 1 Gb, luego le sigue México, con un costo de 7,38 dólares. En Chile y República Dominicana se paga solamente 1,87 y 1, 88 dólares por Gb (Estudio de cable.com.uk.).

 

Constitucionalmente es responsabilidad Estatal la provisión de los servicios básicos. En los casos de electricidad, gas domiciliario y telecomunicaciones, la CPE autoriza prestar el servicio mediante la empresa privada y reconoce el acceso a las telecomunicaciones como un derecho fundamental. La Ley de Telecomunicaciones dispone el acceso a las telecomunicaciones y tecnologías de información y comunicación, para todos, en ejercicio del derecho a la “educación, el acceso al conocimiento, la ciencia, la tecnología y la cultura”. Contradictoriamente, la misma norma conceptualiza la Asequibilidad a estos servicios en términos mercantilistas pues éstos"... deberán ser prestados con precios asequibles a todos los habitantes del Estado Plurinacional de Bolivia”.

 

Las utilidades de las operadoras de telefonía móvil (Entel, Tigo y Viva) se triplicaron, al haber pasado de $us 65,42 millones en 2006 a $us 200,38 millones en 2015. La telefonía móvil ha reportado a Entel el 80% de sus ganancias. El Gobierno del MAS entregó ordenadores personales a los maestros, equipos que en poco tiempo se volvieron obsoletos. Los reglamentos de depreciación de ésta clase de activos, les otorgan 4 años de vida útil con una reducción de valía del 25% anual correspondiendo haberlos dado de baja a los 4 años de uso para luego proceder a su reposición por otros ordenadores nuevos y modernos. Los ordenadores Lenovo modelo E47G ya no cuentan con vida útil dejando al maestro boliviano carente de equipos para enfrentar la enseñanza virtual/a distancia. Del otro lado, los alumnos en su gran mayoría no cuentan con acceso a internet o a celulares modernos, peor a equipos de computación y encararán un panorama sombrío.

 

Con miras a la culminación del año escolar en red, El Salvador gestiona la entrega gratuita de 700,000 equipos informáticos a estudiantes de nivel básico y bachillerato en escuelas e institutos públicos. Recordemos que El Salvador cuenta con un PIB inferior al de Bolivia y su gasto educativo es sustancialmente menor.

Se dice que la “brecha digital” se presenta de 2 formas; la primera con difíciles accesos a las tecnologías; y la segunda con el desconocimiento de éstas. Al ser humano que por distintos factores no desarrolló sus actividades vinculadas con la tecnología o con medios digitales, la sociedad lo ha venido a llamar “Analfabeto digital”.

 

En la brecha digital, Bolivia ocupa el puesto 127 de 142 países del mundo (Fuente: FEM). El Satélite Tupac Katari o la fábrica de ensamblados de computación poco o nada han aportado al cierre de ésta brecha. En procura del acceso masivo a la educación virtual/a distancia, Entel venderá aplicaciones de ZOOM y WEBEX “ilimitadas” por 2 horas a razón de Bs.- 2 siendo ésta “oferta” insuficiente para cubrir las necesidades educativas. Los telecentros comunitarios son centros privados otorgados bajo licencia de ENTEL y los problemas de auto financiamiento como la inaccesibilidad por los costos de sus servicios, determinaron su escasa importancia en el área rural. A lo anotado se suman las diferencias culturales existentes que generarán la prevalencia de la cultura preponderante sobre las demás. La educación pluricultural reconocida en la CPE y ley 070 se estrellará con la realidad de forma más dramática.

 

La educación virtual/a distancia pretende convertir el hogar en aula y convocan a los padres para ser auxiliares. Los disímiles niveles de formación educativa de los progenitores -algunos con educación superior y otros con poca o ninguna instrucción- develaran y profundizaran otra brecha discriminadora. Un artículo mexicano resalta los problemas familiares que origina la educación en el hogar:

”... Al borde del llanto y de manera literal presas del estrés, se encuentran madres y padres de familia que a partir del lunes recibieron una larga lista de tareas y trabajos en clase para ponerse al corriente del ciclo escolar que corresponde a sus hijos... Las madres y padres de familia tienen cuatro días luchando contra el estrés de la enseñanza en clase, acusando principalmente a los profesores de únicamente atiborrarlos de trabajos y actividades como si no hubiese otra actividad, cuando hay madres que continúan con su labor empresarial desde su hogar”. (**)

 

El estrés, la incomodidad, la carencia de tiempo, etc., generarán ambientes inadecuados para la educación en el hogar.

 

SEGUNDA PARTE

 

El Estado “barato” es un ideal burgués. El DS 4218 que regula el Teletrabajo, orienta el funcionamiento del aparato productivo y burocrático; estatal y privado, eximiendo a los empleadores y al Estado de todo gasto extraordinario. Ésta irregularidad libera a los empleadores de cubrir costos de su propio giro para el teletrabajo como ser equipos de computación, instalaciones, mobiliario, energía, etc., que deben ser cubiertos por los teletrabajadores sin derecho a reembolso. La migración laboral contractual que permite tal normativa deviene unilateralidad para el empleador quien -a su sazón- incurrirá en discrecionalidades abusivas y generarán movilidad laboral o motivos de despido. A costa de la alienación del trabajo, el trabajador asumirá funciones distintas e insatisfechas de su voluntad y aptitud.

 

El teletrabajo inconsulto; improvisado y vertical, generará obsolescencia laboral. Su ejercicio amenaza la estabilidad de miles de trabajadores activos de tercera edad (baby boomers) u otros con escaso conocimiento sobre manejos tecnológicos y brotarán motivos para que el empleador prefiera optar por trabajadores con conocimientos tecnológicos, más "productivos” y más "eficientes”, ahondando los choques generacionales y discriminatorios que la pandemia reporta hasta el momento. El teletrabajador, no vinculado física o socialmente con su gremio y aislado en su domicilio, sufrirá más que nunca los abusos estatales/patronales y la enajenación en el trabajo.

 

Dentro de la subsunción formal y real de la fuerza de trabajo, la tecnología juega un papel centralmente político pues su uso no es neutral. Dice Marx "la técnica secuestra la capacidad total del trabajador, la reducción del tiempo de trabajo por la productividad es una abstracción marchita (...) convierten al obrero en un autómata dotado de vida. (...) el obrero se ha convertido en un componente vivo del taller”. Para la burguesía y sus Estados, el uso de la tecnología fue vital para aumentar la composición orgánica del capital y al mismo tiempo la productividad del trabajo. Por medio de la tecnología y la innovación se perfecciona y afina la explotación del capital sobre la fuerza del trabajo.

 

En otras circunstancias, el teletrabajo permitiría que la tecnología sirva a los hombres para flexibilizar positivamente (a su favor) las condiciones laborales acercando la posibilidad de que la "tecnología nos haga libres”. Esta premisa solo será posible cuando impongamos su expropiación y su socialización como instrumento al servicio de la humanidad que busque resolver sus necesidades.

 

TERCERA PARTE

 

- Nos animamos a anticipar no solo el fracaso de la educación virtual/a distancia, sino el ejercicio doloroso y dramático de un experimento destilador de seres humanos del cual sólo quienes cuenten con medios económicos y tecnológicos saldrán aventajados dejando en el tendal de la ignorancia al resto de millones de humildes niños y jóvenes, drama que se desarrolla por preservar intacta la ganancia capitalista.

- La educación virtual universitaria sufrirá similares problemas. La Universidad Pública concentra grandes cantidades de estudiantes de escasos recursos quienes sufrirán los efectos económicos y discriminatorios que hemos apuntado.

- Estos problemas que enfrenta la realidad del sistema educativo asentados en el atraso y la discriminación, no serán resueltos post pandemia; se prolongarán generando demandas sociales que el Estado debe atender ineludiblemente. Se debe exigir la dotación de equipos de computación a todos los alumnos y profesores, se debe liberar el software y el internet, se debe contar con acceso libre a sitios clasificados y restringidos para tener calidad en los datos, se debe exigir plataformas virtuales para cada particularidad, etc. Laboralmente se debe luchar por la estabilidad de todos los trabajadores. El Estado y los empleadores deben cubrir los costos del teletrabajo en el 100% y en todas las áreas de la producción, servicios y administración. El Magisterio coordinando con los actores, deben elaborar el currículo de transición para garantizar una educación democrática y crítica que posibilite al estudiante el acceso al verdadero conocimiento.

- Estamos cerca a celebrar el 17 de mayo el Día Mundial de las Telecomunicaciones y es urgente reflexionar sobre ello.

 

Sucre, 4 de mayo de 2020