URMA -Santa Cruz

 

 

Marcha de los maestros se resiste a disolverse

 

Para llegar a La Paz faltan ya 100 km y los marchistas están empeñados en llegar el lunes. Sin embargo el esfuerzo hecho por el oficialismo desde dentro y fuera para que se levante la marcha es inusitado. Dirigentes que están por el diálogo y la suspensión se fueron a hablar con el ministro en persona y retornaron para presionar sobre la marcha chantajeando con la especie de que si no hay suspensión de la marcha no habrá nada de nada, o sea Evo hará oidos sordos y no cederá. Los oficialistas han capitulado, en vez de impulsar la marcha la deshaucian. Es propio de quienes no confían en la lucha de las bases sino en la maniobra y el personalismo y que buscan más fama antes que desarrollar verdadero compromiso.

Así se lavan las manos buscando descargar sobre URMA la responsabilidad ante el eventual cierre de las negociaciones. El gobierno del MAS y sus serviles demuestran su carácter de nueva derecha, ausencia de dignidad y de respeto a la lucha social