Partido Obrero Revolucionario - MASAS - Argentina

 

¿por qué la crisis permanente alrededor del dólar?

 

Argentina no emite, ni produce dólares. Esto que parece obvio es,sin embargo, uno de los problemas más importantes que enfrenta la economía.

 

¿De dónde provienen los dólares?
De las exportaciones de mercancías, de los préstamos de los bancos (incluido el FMI) y el turismo de extranjeros. Los ingresos de las exportaciones varían de acuerdo a cómo se modifican los precios internacionales de los productos que se exportan y la cantidad de bienes que se exportan. Este es el mayor ingreso genuino de divisas. 
Y también podrían ingresar dólares de los inversionistas (para comprar empresas, campos, etc.). La “lluvia de inversiones” esperada por Macri, que no llegó nunca, ni llegará. 
No tomamos como ingreso las “inversiones” financieras porque ingresan y se retiran rápidamente, llevándose, además, los intereses ganados.

¿Quédestino tienen los dólares que ingresan?
a) Para pagar las importaciones de mercancías.

 Cuando se importa más que lo que se exporta, se tienen que utilizar dólares prestados para pagar la diferencia. 
Las importaciones crecieron más que las exportaciones por la apertura indiscriminada. Y por la pérdida del autoabastecimiento en combustibles.

b) Para el pago de dividendos.

Las multinacionales podrían reinvertir sus ganancias en el país, pero prefieren transferir sus utilidades a sus casas matrices. 
Y lo hacen tan pronto como han cerrado sus balances ya que las utilidades se contabilizan en pesos y a medida que se devalúa la moneda esos pesos equivalen a menos dólares. Por eso el apuro a fugar sus utilidades.
¿De dónde salen esos dólares que se transfieren al exterior? De los préstamos que toma el país.

c) Para pagar préstamos e intereses en dólares de la deuda externa.
Se recurre a nuevos préstamos para refinanciar la deuda más los intereses, y si no se consiguen nuevos préstamos o las tasas de interés son demasiado elevadas, se recurre a las reservas del Banco Central.

d) para la especulación en bonos
Para evitar que los especuladores financieros que tienen pesos compren dólares les ofrecen bonos en dólares, dólares que no existen. Por lo tanto, deberán pedir nuevos préstamos para pagar esos bonos al vencimiento más una elevada tasa de interés, una de las más elevadas del mundo.

e) para la compra de inmuebles
¿De dónde salen los dólares de alguien que quiere comprar una propiedad? Los debe comprar en el banco o en una casa de cambio. Y esas instituciones ¿de dónde sacan los dólares? Los deben comprar al Banco Central o al Banco Nación, o a quién reciba los dólares del exterior en concepto de préstamos o las divisas que liquidan los exportadores (pero ya vimos que esas divisas no alcanzan ni para pagar las importaciones) por eso diremos que esos dólares vienen de los préstamos que toma el país.

f) para fuga
El capital financiero internacional estima que fuera del país hay entre 400 y 500.000 millones de dólares, de propiedad de empresarios argentinos, de los cuales una mínima parte están declarados impositivamente. Bajo la forma de propiedades inmuebles, acciones, bonos o cuentas bancarias. Toda la burguesía, también la mediana, fuga dólares del país. Una muestra de su parasitismo como clase.
No fugaron pesos, porque fuera del país no tienen aceptación como moneda, fugaron dólares, que habían ingresado previamente al país como préstamos. 
También hay fuga de divisas que quedan dentro del país, se “fugan” del circuito financiero. No necesariamente quiere decir que sea ilegal. Sino que esos dólares que ingresan como préstamo al país terminan en una caja de seguridad, o en un colchón.

g) para ahorro
Una cantidad importante de personas compran dólares como ahorro, como la mejor forma de protegerse frente a la desvalorización permanente del peso, para poder comprar algún bien en el futuro. La cantidad en total que demandan no es significativa.

h) turismo
Los pasajes, hoteles, y gastos de los argentinos que viajan al exterior, se pagan en dólares.
Dólares que ingresan al país como préstamo. Se compensa en una proporción mínima con los extranjeros que hacen turismo en el país.

Conclusión: el país se endeuda en dólares 1) para pagar las importaciones que no se cubren con las exportaciones; 2) para la transferencia de dividendos; 3) para repagar deudas anteriores e intereses; 4) para la especulación financiera; 5) para la compra del propiedades en el país; 6) para fugar esas divisas; 7) para ahorro.

Un día los bancos del exterior no prestan más, porque no queda claro cómo hará el país para pagar las deudas contraídas. Y han tenido que llamar al FMI para que garantice que se puede seguir fugando miles de millones de dólares y para pagar los próximos vencimientos de deuda, no sea cosa que empiecen a aparecer cuentas que no se pueden pagar y se entre en peligro de default, como ha ocurrido en el pasado.

Y ante este riego sube lo que se llama “riesgo país” que indica cuánto suben las tasas de interés si alguien se atreve a prestar al país, por encima de lo que se cobra en el mercado.

¿QUIÉN PAGARÁ LAS DEUDAS?

Este esquema (no lo podemos llamar ni plan, ni programa) tiende a explotar. Es un esquema de saqueo, ya que el país de conjunto se hace cargo de los préstamos y sus intereses, afectando todos los presupuestos, para el beneficio exclusivo de una pequeña parte de la población. Esto no va más.

Al haber pocos dólares su cotización tiende a subir y esto tiene especial importancia porque determina el precio de todos los alimentos que consumimos mientras exista la oligarquía terrateniente. Otro tanto ocurre con la política de dolarizar las tarifas y los combustibles y las tarifas, y el precio de aquellas mercancías que tienen componentes importados. Si el precio del dólar sube, todo los demás precios de la economía le siguen, destruyendo el poder adquisitivo de salarios y jubilaciones.

¿CÓMO SE RESUELVE?

Desconociendo toda la deuda externa. Sabemos bien que ésta ha sido utilizada para que los empresarios saquen sus divisas al exterior

Imponiendo el monopolio del comercio exterior y la banca. De esa forma se privilegiarán las importaciones necesarias para el desarrollo industrial del país, se liquidarán todas las divisas de las exportaciones, se evitará la fuga de divisas de cualquier forma.

Eliminando todos los precios dolarizados de la economía, los combustibles, la luz, el gas, el transporte, etc. Se deben volver a estatizar todas las empresas de servicios vitales.

Expropiando a la oligarquía terrateniente.

Aquí encontramos el factor más importante que impulsa la inflación: gastar muchos más dólares que los que generan las exportaciones, generando una demanda extraordinaria de dólares que se abastece con préstamos que debemos pagar todos y relacionar directamente los precios internos al valor del dólar.

La burguesía y la pequeñoburguesía han instalado la bandera del derecho a comprar dólares. Y que el Gobierno asegure que haya suficientes dólares para ellos tomando préstamos. Que pagaremos el 98% de la población que no puede comprar ni un dólar y que la mayoría ni siquiera lo ha tenido alguna vez en sus manos.

La burguesía en todas sus variantes se ha mostrado incapaz de tomar esas medidas elementales de defensa de la soberanía nacional, llevándonos a la ruina.

La clase obrera en el poder ordenará la economía sobre otras bases, privilegiando los intereses y necesidades de la mayoría oprimida.

 

(nota de MASAS nº344)