Resolución en la ciudad de La Paz: “Ni Mesa ni Evo Morales”

 

Los cívicos, médicos, profesores, mineros, cocaleros de Yungas y Albarracín sin el Conade asumen cada vez un discurso más radical y chocan con todo

 

Marco Antonio Chuquimia Huallpa Hace 11 horas

 

La exitosa movilización de ayer. Lejos de políticos, los sectores reunieron a miles de personas. Foto: AFP

 

El cabildo organizado por los comités cívicos del país no solamente resolvió luchar hasta que Evo Morales renuncie a la Presidencia, convoque a nuevas elecciones sin el binomio oficialista e incluso sin Carlos Mesa como candidato.

 

​ El cabildo resolvió declarar duelo nacional y homenaje a los caídos en Santa Cruz, luchar hasta que Evo Morales renuncie a la Presidencia, exigir la anulación de las elecciones y convocar nuevos comicios con un TSE renovado, sin la presencia del binomio del MAS.

 Rechazar la segunda vuelta electoral y la auditoría de las elecciones por ser “una maniobra distraccionista para distraer al pueblo y mantener a Morales en el poder”. Y luego sorprendieron con otra decisión: “Ni Mesa ni Evo Morales”.

 
Hasta el mediodía, los sectores sociales del MAS tomaron el centro luego de que marcharon desde la zona sur de La Paz. Se desconcentraron poco después de las 14:00.

 

Entonces los cívicos, estudiantes, maestros, médicos y algunos sectores y dirigentes del Conade que habían anunciado que no participaría, como el rector de la UMSA, Waldo Albarracín, tomaron las calles y confluyeron en inmediaciones de la cervecería al ingreso a la autopista La Paz-El Alto.


 
Cuando comenzó el acto, a las 18:37, el lugar estaba abarrotado. Los asistentes le recordaron al presidente Evo Morales los dos fallecidos del miércoles en Montero.

 
El dirigente del Colegio Médico, Luis Larrea, denunció que los sectores sociales del MAS, que “se hacen los santitos e inocentes”, atacaron a sus colegas en el Hospital Obrero al mediodía del jueves recalcó que su sector no tiene miedo, pero lamentó la confrontación a la que el presidente Morales lleva a su pueblo.

 
Además, destacó que la lucha no es para generar un golpe de Estado, sino simplemente para hacer respetar la CPE.

 
El dirigente Alex Quisbert, de Adepcoca, recordó que los cocaleros de Yungas fueron “masacrados, encarcelados, perseguidos, tenemos 30 detenidos, estamos cansados”, e inmediatamente después exigió “libertad”.

 
Resaltó un elemento común en todos los discursos: que gracias a las actitudes del presidente, “las organizaciones no descansarán hasta sacar a este Gobierno, porque no ha respetado la CPE, la democracia, el voto del pueblo”.

                

Por ello, anunció que desde el lunes su sector reforzará las movilizaciones para lograr también la renuncia del TSE y la anulación de las elecciones.  

             

Cuando le tocó el turno a Albarracín, lo primero que hizo fue culpar al presidente Morales por la muerte de los dos dirigentes en Montero. “Evo asesino”, sentenció y reclamó que se debe castigar también a “los autores materiales, sicarios y francotiradores, ellos obedecieron la orden e Evo, que ahora es un delincuente, un asesino”, recalcó. Además, sentenció: “A partir de ahora ya no es presidente, es asesino”.

 

 Con el tono radical que ha asumido el dirigente y que se acentuó en los últimos días, habló a nombre de la UMSA “para acusar al Gobierno del MAS por aplicar terrorismo de Estado contra el pueblo.

 

“Este pueblo no debe aceptar ese pacto entre delicientes, entre el gobierno y la OEA, porque la auditoria solo tiene la misión la cara del fraude. No lo vamos a permitir: La consigna nacional es nulidad de elecciones.


 
Más radical aún, el dirigente de los maestros, José Luis Álvarez, advirtió que este Gobierno no ha cambiado nada las políticas neoliberales de Gonzalo Sánchez de Lozada. “El pueblo está en las calles, porque ya no queremos a Morales en el Palacio, a los dictadores no se los saca por las urnas, se los derrota en las calles”.
            

Los cívicos de La Paz y de Tarija coincidieron también en la idea de que el presidente Morales debe irse, el exmagistrado Gualberto Cusi dio otro “motivo” para eso: “el daño a la Chiquitania”.