Análisis y opinión, 09 octubre 022 (RENNO). -

 

LAS DIVAGACIONES PRETENDIDAMENTE PROGRAMATICAS DE LOS PROPUGNADORES DE LA CENTRAL DE TRABAJADORES DE BOLIVIA (CTB)

Alfonso Velarde

 

Circuló por las redes sociales un documento que pretende ser una especie de documento político de creación de la Central de Trabajadores de Bolivia (CTB).

 

Comienza el documento señalando que la Tesis de Pulacayo fue el fundamento político de la COB en su origen. A continuación, se refiere a la revolución del 9 de abril de 1952 y repite a tontería difundida por Liborio Justo y luego por los morenistas (una corriente veleidosa que se reclama trotskista) de que el POR entregó el poder al MNR, como si el POR hubiese tenido en sus manos el control absoluto de la COB.

 

La COB nació inmediatamente después de la revolución de abril de 1952 materializada por los obreros a la cabeza del proletariado minero, que convirtieron en revolución social lo que se había iniciado como un intento de Golpe de Estado impulsado por el MNR y el entonces ministro de Gobierno, del régimen militar de Hugo Ballivian, Antonio Seleme. La intervención de las masas aplastó al ejército de la rosca en las calles, se conformaron las milicias obreras y la COB nació como un Órgano de Poder que aglutinaba en su seno a todos los sectores oprimidos y explotados bajo dirección política del proletariado pero, entregó el gobierno al MNR. Las masas no habían madurado políticamente lo suficiente para ver que el MNR era un Partido pequeño-burgués que actuaría en contra del contenido revolucionario de la Tesis de Pulacayo. Los obreros estaban convencidos de que el MNR era revolucionario y que obedecía al programa revolucionario de la Tesis de Pulacayo.

 

El POR desde el seno de la COB luchó por imponer al gobierno de Paz Estenssoro la expropiación de las minas sin indemnización alguna e impulsó la toma de los latifundios por sus colonos manteniendo la unidad productiva como propiedad social de los campesinos.

 

La respuesta del MNR fue la nacionalización de minas indemnizando a la gran minería, respetando la propiedad privada minera mediana y chica. La reforma agraria fue dictada como respuesta a la toma de tierras de los campesinos en la que el POR jugó un papel en primera línea. La Ley de Reforma Agraria parceló la tierra en favor de los colonos de los latifundios como propiedad privada individual, es decir, convirtió el latifundio en el minifundio improductivo; excluye a las haciendas consideradas “empresas agrícolas tecnificadas” en occidente. Excluye también a la gran propiedad de tierras del Oriente.

 

El MNR desvirtuó así, el contenido revolucionario de la Tesis de Pulacayo para salvar el orden social burgués, es decir, el principio del respeto a la propiedad privada. Todo esto, como respuesta a la presión socializante del proletariado.

 

Los impulsores de la CTB justifican su creación señalando que la COB ya no los representa, porque ellos no son asalariados, son amplios sectores populares cuenta-propistas y que son mayoría frente al proletariado. Más allá de una rebelión contra la poltronería de la actual burocracia de la COB vendida al MAS, se trata de la negación del planteamiento revolucionario de la Tesis de Pulacayo que señala que el proletariado, independientemente de su número, es la clase revolucionaria por excelencia por su condición de clase no propietaria de ningún medio de producción , por tanto la única que puede dirigir al conjunto de la nación oprimida hacia la liberación nacional del yugo imperialista y a la superación del atraso bajo un régimen socialista en el que la propiedad de los grandes medios de producción será social porque ya no es posible un desarrollo capitalista en las semicolonias de la etapa imperialista del capitalismo.

 

Los gremiales del sector de Francisco Figueroa (un importador mayorista de harina) y, ahora, los cocaleros de Las Yungas de La Paz, arrastrados por la desesperación por lograr apoyo para arrancar de las garras del Gobierno a sus dirigentes detenidos, aparecen como los sectores más importantes que convocan a la movilización a nombre de la CTB, embarrando su lucha al plegarse a la conspiración racista y fascistoide de la “cruceñidad” del Comité Cívico Pro Santa Cruz y el Facho Camacho con el pretexto del CENSO.

 

Mal inicio de este engendro que políticamente no tiene futuro. Corresponde a los obreros, en la medida en que se desprenden del masismo, ajustar cuentas con la burocracia sindical y recuperar la COB, FSTMB, confederaciones de trabajadores para devolcerles su condición de dirección revolucionaria de todos los explotados y oprimidos.