Relatividad de la madurez"

 

 

   La victoria de octubre constituye un sólido testimonio de la madurez" del proletariado. Pero es relativo. Unos años más tarde, fue ese mismo proletariado el que permitió que la revolución fuera estrangulada por una burocracia surgida de sus propias filas. La victoria no es, en absoluto, la fruta madura de la madurez" del proletariado. La victoria es una tarea estratégica. Es preciso utilizar las condiciones favorable de una crisis revolucionaria para movilizar a las masas; es preciso, tomando como punto de partida su nivel dado de madurez", empujarlas hacia adelante, enseñarles a darse cuenta de que el enemigo no es absolutamente omnipotente, de que está desgarrado por contradicciones, de que reina el pánico detrás de su imponente fachada. Si el partido bolchevique no hubiera logrado llevar a cabo este trabajo, ni siquiera se podría hablar de revolución proletaria.Los soviets hubieran sido aplastados por la contrarrevolución, y los sabihondos de todos los países hubieran escrito artículos y libros en base al leit-motiv de que sólo unos visionarios impenitentes podían soñar, en Rusia, en la dictadura de un proletariado tan débil numéricamente y tan inmaduro.